Infecciones de Transmision Sexualidad.

Infecciones de transmisión Sexualidad (ITS). Infecciones de transmisión sexualidad también conocidas anteriormente como enfermedades de transmisión sexual (ETS) o como enfermedades venéreas, son un conjunto de afecciones clínicas infectocontagiosas que se transmiten de persona a persona por medio del contacto sexual que se produce, casi exclusivamente, durante las relaciones sexuales. Sin embargo, pueden transmitirse también por uso de jeringas contaminadas o por contacto con la sangre o con otras secreciones, y algunas de ellas pueden transmitirse durante el embarazo, durante el parto o la lactancia, desde la madre al hijo. Infecciones de transmision sexual también lo podemos llamar contagio de transmiccion genital, el contagio se produce mediante roce de piel con piel de los aparatos sexuales, por lo que tenemos que pone precaución con anticonceptivos tipo preservativo. Para evitar contagios de tipo gonorrea, hepatitis B, sífilis, clamiria, papiloma, sida..

Hablaremos de la infecciones más comunes  de la transmision sexual.

Las verrugas genitales (condilomas o condiloma acuminata) son una enfermedad de transmisión sexual altamente contagiosa, causada por el virus del papiloma humano (VPH). Se transmite al mantener relaciones sexuales por vía oral, genital o anal con una persona infectada.

Cuadro clínico de la enfermedad de transmision sexualidad.

El síntoma principal es la aparición de verrugas en los órganos sexuales. Los condilomas se presentan a menudo en aglomeraciones y pueden ser muy pequeñas o pueden extenderse en grandes masas sobre el área genital o anal.

En las mujeres, las verrugas se presentan en las partes interior y exterior de la vagina, en la abertura (cérvix) hacia el vientre (útero) o alrededor del ano. En los hombres, las verrugas genitales son menos comunes. En caso de presentarlas, se pueden observar generalmente en la cabeza del pene. También se pueden encontrar en el cuerpo de este, en el escroto o alrededor del ano. Se da el caso, poco común, que se presentan verrugas genitales en la boca o garganta de un individuo que ha practicado sexo oral con una persona infectada.

Embarazo y nacimiento

Las verrugas genitales pueden causar numerosos problemas durante el embarazo. A veces se agrandan en este periodo, dificultando la micción. Si las verrugas se presentan dentro de la vagina, pueden disminuir su elasticidad y causar obstrucción durante el parto.

En raras ocasiones, un bebé cuya madre presenta la infección desarrollará verrugas en la garganta (papilomatosis laríngea). Aunque poco común, es una condición potencialmente mortal para el niño que requiere frecuentemente cirugía por láser para evitar obstrucciones en los conductos respiratorios. Estudios sobre el uso de la terapia de interferón combinada con la cirugía por láser indican que este fármaco puede ayudar a desacelerar el curso de este mal.

 

Infecciones de transmision sexualidad, Diagnóstico.

Verrugas genitales en el prepucio.

Verrugas genitales en la vagina.

Verrugas genitales en el pene.

Se diagnostica esta infección con sólo observarla en un paciente. Las mujeres con verrugas genitales deben someterse también a un examen para detectar posibles verrugas en el cuello uterino. Hay evidencia de que la infección por el VPH puede causar cáncer cérvicouterino.

El médico puede identificar verrugas en tejido genital, que de otro modo serían invisibles, mediante la aplicación de vinagre (ácido acético) sobre áreas en que se sospeche la presencia de infección. Esta medida provoca que las áreas infectadas se tornen blancuzcas, lo que las hace más visibles, más aún si se realiza un procedimiento llamado colposcopia. Durante la colposcopia, el médico usa una lente de aumento para examinar la vagina y cérvix. En algunos casos, el doctor toma una muestra de tejido del cuello uterino (biopsia) y la examina al microscopio.

Una prueba de Papanicolaou también puede indicar la posible presencia de una infección cervical por VPH. En este examen, un empleado de laboratorio examina células tomadas del cérvix bajo el microscopio para ver si son cancerosas. Si el papanicolau de una mujer arroja resultados anormales, es probable que esta tenga una infección por VPH. De ocurrir esto, deberán llevarse a cabo exámenes posteriores para detectar y tratar cualquier problema cervical.

Tratamiento.

Las verrugas genitales producidas por las infecciones de transmision sexual a menudo desaparecen sin necesidad de tratamiento. En caso contrario, pueden desarrollar pequeñas carnosidades similares a una coliflor. No hay manera de predecir si las verrugas crecerán o desaparecerán. Por ende, si se sospecha de padecerlas, se debe consultar a un médico para examen y tratamiento de ser necesario.

Dependiendo de los factores como el tamaño y localización de las verrugas, el médico puede ofrecer diversas maneras de tratarlas:

  • Imiquimod, una crema de respuesta inmunitaria que se aplica sobre el área infectada.
  • Una solución antimitótica (que detiene la mitosis o reproducción celular) de podofilina al 20%, que se aplica sobre el área afectada. Posteriormente -usualmente a las cuatro horas- se lava, para reducir efectos secundarios. Es el profesional quien realiza la cura porque debe aplicar la dosis justa.
  • Una solución (loción o gel) de podofiloxina al 0.5%, aplicada con un isopodo directamente sobre la verruga, cuidando de cubrir el área sana con vaselina, es importante evitar dejarlo por mucho tiempo. Puede realizarla el paciente en su hogar bajo asesoramiento profesional.
  • Una crema de 5-fluorouracil al 5%.
  • Ácido tricloroacético (ATC).
  • Utilizar vaselina después de la operación también puede servir para disminuir las molestias ocasionadas por el roce y fricción.

No se debe usar podofilina o podofiloxina durante el embarazo, pues la piel las absorbe y pueden causar defectos de nacimiento al feto. Tampoco debe usarse la crema de 5-fluorouracil.

Si las verrugas son pequeñas, se pueden eliminar por congelación (criocirugía), quemarse (electrocauterización), o tratamiento con láser. Ocasionalmente, deberá realizarse una cirugía para eliminar verrugas demasiado grandes que no responden a los otros tratamientos. Este último podría decirse que es el más efectivo, dada su naturaleza.

Aunque se puede acabar con las verrugas mediante tratamientos, ninguno de ellos acaba con el virus. Debido a esto, las verrugas reaparecen a menudo después de ser tratadas. El virus de acuerdo a estudios recientes desaparece a los 2 o 3 años, el sistema inmunológico lo destruye, es por eso que aunque en una pareja uno muestre síntomas el otro haya sido resistente al virus.

Algunos médicos usan el fármaco antiviral alfa interferón, que se inyecta directamente en las verrugas, para tratar las que reaparecen después de su eliminación por métodos tradicionales. Sin embargo, este fármaco es costoso y no reduce la frecuencia de reaparición de las verrugas.

Epidemiología.

Las infecciones de transmision sexual genital por VPH tienen una prevalencia estimada en los EE. UU. del 10-20% y manifestaciones clínicas en el 1% de la población adulta sexualmente activa. La incidencia de infección por el VPH en los Estados Unidos ha aumentado entre 1975 y 2006. Aproximadamente el 80% de los infectados tienen entre 17 y 33 años de edad. Aunque los tratamientos pueden eliminar las verrugas, no eliminan el VPH, por lo que las verrugas pueden reaparecer después del tratamiento (alrededor del 50-73% de las veces). Las verrugas también pueden retroceder espontáneamente (con o sin tratamiento).

Las teorías tradicionales postulaban que el virus permanecía en el cuerpo durante toda la vida. Sin embargo, los estudios que utilizan técnicas de sensibilidad del ADN han demostrado que a través de la respuesta inmunológica, el virus puede ser eliminado o suprimido a niveles indetectables por las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Un estudio que examinó la piel genital para detectar el VPH subclínico usando PCR encontró una prevalencia del 10%.

Los jovenes necesitan más educación sexual, para evitar que tengan infecciones de transmiccion sexualidad. Por desgracia al día de hoy los jovenes piensan que el coito es solo el roce de los aparatos reproductores, pero realmente es algo más que solo el roce. La educación sexual tiene que hablar más allá de el coito, tiene que contener más el placer, lo que realmente es salud sexual, placer oral, la importancia del precalentamiento antes del coito.

 

Vamos hablar de las Precauciones que hay que tener para evitar infecciones de  transmiccion sexualidad.

Infecciones de transmisión sexual. Precaución.

  • Educación sexual oportuna para conocer las enfermedades de este tipo y la forma de contagio.
  • Higiene de los órganos sexuales; debe practicarse el baño diario con jabón y el secado cuidadoso de los genitales.
  • Utilización de mecanismos protectores como el condón o preservativo cuando se tenga alguna relación sexual.
  • Abstinencia.

Epidemiología infecciones de transmisión sexual.

Las tasas de incidencia de las ITS (Infecciones de Transmisión Sexualidad) siguen siendo altas en la mayor parte del mundo, a pesar de los avances de diagnóstico y terapéuticos que pueden rápidamente hacer que los pacientes con muchas ITS no se vuelvan contagiosos y curar a la mayoría. En muchas culturas, las costumbres sexuales cambiantes y el uso del anticonceptivo oral han eliminado las restricciones sexuales tradicionales, especialmente para las mujeres y, sin embargo, tanto los profesionales de la salud como los pacientes tienen dificultades para tratar abierta y sinceramente los problemas sexuales. Adicionalmente, la difusión mundial de bacterias drogorresistentes (por ejemplo, gonococos resistentes a la penicilina) refleja el uso erróneo (excesivo) de antibióticos y la extensión de copias resistentes en las poblaciones móviles. El efecto de los viajes se hace más evidente con la difusión rápida del virus del sida (HIV-1) de África a Europa y al continente americano a finales de los años setenta.

Las prevalencias de ITS observadas con frecuencia en las adolescentes sexualmente activas tanto con síntomas del tracto genital bajo, como sin ellos, incluyen:

  • clamidia (10-25 %),
  • gonorreas de Neisseria (3-18 %),
  • sífilis (0-3 %),
  • Trichomonas vaginalis (8-16 %),
  • virus del herpes simple (2-12 %).

Entre jóvenes adolescentes sin síntomas de uretritis, las tasas aisladas incluyen C. trachomatis (9-11 %) y gonorreas de Neisseria (2-3 %).

En informes presentados por el Banco Mundial, The Global Women’s Institute (Universidad George Washington) y el Banco Interamericano de Desarrollo, se ha estudiado la relación entre la violencia contra mujeres y niñas y el aumento de riesgo de contraer ITS, asociado esto también a embarazos no deseados, depresión y otros daños colaterales.

En 1996, la OMS estimaba que más de un millón de personas se infectaban diariamente. Cerca del 60 % de estas infecciones ocurren entre menores de 25 años, y el 30 % de estos tienen menos de 20 años. Entre los 14 y los 19 años de edad, las ITS ocurren con más frecuencia en muchachas que muchachos en una proporción casi de 2:1; esto se iguala en ambos sexos hacia los 20 años. Se estima que 340 millones de nuevos casos de sífilis, gonorrea, clamidia y de tricomoniasis se dieron en el mundo entero en 1999.

Actualmente, cada año se dan cerca de 400 millones de nuevos casos en todo el mundo. El 90 % entre los 15 y los 30 años, y sobre todo en menores de 25 años, solteros y sexualmente activos, además de los niños que nacen infectados. De esos 400 millones casi 300 millones son de sífilis, gonorrea y sida.

Prevención para infecciones de transmision sexualidad.

 

  • Cuidar al máximo la higiene diaria de los órganos sexuales externos para evitar la colonización por microorganismos que pueden producir infecciones e irritaciones.
  • Examinar los órganos sexuales periódicamente para detectar posibles alteraciones, como hinchazón, enrojecimiento, úlceras, secreciones, olores intensos, etc.
  • Acudir al médico siempre que se observe alguna alteración.
  • Informar sobre los modos de transmisión, síntomas y consecuencias de las enfermedades de transmisión sexual.
  • Usar preservativos siempre qué se mantenga relaciones sexuales esporádicas o con personas desconocidas. En lo relativo al sida, además, no se debe compartir utensilios que puedan causar lesiones en la piel y las mucosas: jeringuillas, cuchillas de afeitar, cepillos de dientes, etc.
  • Comunicar siempre la presencia de cualquier enfermedad de transmisión sexual.
  • Evitar mantener relaciones sexuales si se padece alguna enfermedad de transmisión sexual para no contagiar a otras personas.
  • Acudir a los centros de salud o de planificación familiar en caso necesario, tanto cuando existan problemas de fertilidad como cuando se desee utilizar métodos anticonceptivos.
  • Conocer, aceptar y valorar el cuerpo.
  • Evitar los complejos de culpabilidad o vergüenza en las relaciones sexuales desarrolladas con amor y respeto hacia la pareja.
  • Respetar a todas las personas independientemente de cuál sea su orientación sexual y valorar a cada una de ellas según sus cualidades personales y no por sus preferencias sexuales.
  • Tener confianza en la pareja y hablar con ella acerca de las relaciones sexuales anteriores y de posibles enfermedades de transmisión sexual.
  • Visitar periódicamente al médico especializado en ITS para detectar posibles enfermedades con anterioridad y facilitar su tratamiento.

Limitación entre parejas.

Se reduce mucho el riesgo de infecciones de transmisión sexual  si las dos partes hayan recibido una revisión médica, con examen de sangre, para saber que no existen estas infecciones en la persona, y si se limiten en adelante las parejas a aquellos que hayan tenido igual revisión. En los Estados Unidos hay un certificado, completamente voluntario, en que unos médicos, bajo su propio membrete, certifican que el individuo nombrado está libre de organismos de transmisión sexual. Todas las grandes compañías de pornografía, que suelen negar el uso del condón, exigen este certificado. Aun así, ya que los tests no son perfectos y a veces para un resultado positivo tienen que pasar semanas desde la transmisión, el riesgo se disminuye mucho, pero no se elimina.

La monogamia ni teóricamente es una solución perfecta. Un virgen puede tener una enfermedad de transmisión sexual. Se transmiten, incluido el virus del sida, de madre a hijo durante el parto. Una pareja monógama, con los dos libres de microorganismos relevantes, es lo perfecto. Pero es igualmente perfecto un grupo de tres o más, todos revisados por médicos, sin contacto sexual con persona fuera del grupo. Aunque se pensaría que es más segura una pareja de solo dos, no es así. Son abundantes los casos en que una pareja supuestamente monógama, se infecciones por la falta (sexo con una persona sin revisión médica) de uno de ellos. Las agrupaciones sexuales en que todo se discute son más seguras.

La masturbación y el sexo telefónico son libres de riesgo alguno, a no ser emocional. También la abstinencia: eliminando el sexo, se evitan las enfermedades de transmisión sexual.

Preservativo para evitar infecciones de transmisión sexual.

Los preservativos o condones proporcionan protección cuando se utilizan correctamente cómo barrera desde/hacia el área que cubren. Las áreas descubiertas todavía son susceptibles a muchas ETS. Una secreción infectada en contacto con una lesión en la piel que llevase a la transmisión directa de una ETS no sería considerada “transmisión sexual”, pero puede ocurrir teóricamente durante el contacto sexual; esto puede evitarse simplemente dejando de tener contactos sexuales cuando se tiene una herida abierta.

Los condones están diseñados, probados y manufacturados para no fallar sí se usan apropiadamente, pero no ofrecen una seguridad absoluta.

El uso apropiado exige:

  • No poner el condón demasiado firme en el extremo, dejando 1 o 2 cm en la extremidad para la eyaculación. Si se coloca el condón muy apretado, es posible que falle.
  • Usar un condón nuevo para cada encuentro sexual.
  • No usar un condón demasiado flojo, pues puede hacer fracasar la barrera.
  • No voltear el condón después de haber terminado, aunque no haya habido eyaculación.
  • No usar condones elaborados con tejido animal, que protegen contra la concepción, pero no contra el VIH y otras ETS.
  • Evitar dejar el condón en el calor porque pueden desgastarse.
  • Evitar el uso de lubricantes basados en aceite (o cualquier cosa que contenga aceite) con los condones de látex, ya que el aceite puede hacer que se rompan.
  • Evitar el doble uso de condón, pues la fricción entre ambos puede hacer que se rompan.

La prostitución: causa importante en las infecciones de transmisión sexual.

La prostitución, por las actividades propias de su ejercicio, expone a quienes la practican a riesgos de todo tipo, como la violencia en sus diversas manifestaciones, afectaciones psicológicas por el estigma social e infecciones de transmisión sexual (ITS) y virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

La atención que se presta a las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en relación con la prostitución no es algo nuevo, siendo el VIH el problema más reciente desde la visión médica atada a discursos y prácticas morales sobre el uso del cuerpo como una actividad económica.

Cuando el VIH se identificó por primera vez, quienes se señalaron de inmediato como culpables fueron las prostitutas, siendo portadoras potenciales de una enfermedad fatal. Este señalamiento produjo efectos sociales —que no en todos los casos fueron positivos— en las personas vinculadas al trabajo sexual, se desarrollaron respuestas de diferentes proporciones alrededor del mundo, desde medidas represivas hasta movilizaciones eficaces de la comunidad y programas de salud pública.

La prostitución fue juzgada como un mal inevitable, un cáncer social y una enfermedad de la sociedad, por ello se luchó para combatirla y erradicarla. Se percibió desde diferentes ángulos, por una parte, era una actividad que atentaba contra el pudoroso y tradicional uso del cuerpo. Por otra, se sustentó su abolición desde la concepción del riesgo de la actividad sexual remunerada al ser un vehículo de infecciones de transmisión sexual.

El trabajo sexual se considera como un trabajo siempre y cuando se realice con el total consentimiento de la persona que lo ejecuta,es decir, siempre que no tenga necesidades económicas consecuentes del capitalismo. Así mismo, se separa del concepto de trata de personas con fines de explotación sexual. Los derechos de las mujeres que se dedican al trabajo sexual, los organismos internacionales y las organizaciones no gubernamentales, admitieron la necesidad de promocionar los servicios de apoyo y atención a las trabajadoras del sexo para así evitar más infecciones de transmisión sexual.

Por otra parte, es normal que en la adolescencia, los jóvenes comiencen a mostrar cierta curiosidad por las relaciones sexuales, sin embargo, es importante dar a conocer los riesgos que se corren, ya que la mayoría de veces solo se toman en cuenta los embarazos a temprana edad, descuidando la infinidad de enfermedades que se pueden contraer al no protegerse. Estas diferentes enfermedades pueden traer consigo consecuencias de dos clases: psicológicas y físicas. Entre las psicológicas, se toman como más importantes los sentimientos de infravaloración que pueden conllevar a autolesiones o incluso, el suicidio, al igual que otras enfermedades mentales como la neurosis​ y la psicosis.​ En la parte física, se debe tener en cuenta el daño que sufren los órganos genitales y el cuerpo en general. Ya que algunas ETS pueden derivar a daños irreparables en los órganos o hasta el cáncer. Es de suma importancia darle un énfasis a las formas de prevención, entre todas, la que siempre se mencionará es la abstinencia como método 100 % efectivo, pero aun así, también se tienen métodos de menor fiabilidad, como el condón femenino o masculino.

Las pruebas para diagnóstico de ITS pueden aplicarse para buscar una sola de estas infecciones o bien incluir varias pruebas individuales para una amplia gama de ellas, entre ellas las pruebas para sífilis, gonorrea, chlamydia, hepatitis y las pruebas de VIH. Sin embargo, no existe ningún procedimiento que pueda aplicarse para detectar la presencia de absolutamente todos los agentes infecciosos, así que es importante saber para cuál de las diferentes ITS sirve cada una de las pruebas.

Historia de los tratamientos.

Durante este período se reconoció la importancia del seguimiento de las pistas de infectados para tratar las infecciones de transmision sexual (ITS). Llevando las pistas de las parejas sexuales de los individuos infectados, haciéndoles exámenes para confirmar si estaban infectados.

Enfermedades sexuales.

Gonorrea.

La gonorrea es una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más frecuentes. La causante es la bacteria Neisseria gonorrhoeae, que puede crecer y multiplicarse fácilmente en áreas húmedas y tibias del aparato reproductivo, incluidos el cuello uterino (la abertura de la matriz), el útero (matriz) y las trompas de Falopio (también llamadas oviductos) en la mujer, y en la uretra (conducto urinario) en la mujer y en el hombre. Esta bacteria también puede crecer en la boca, en la garganta, en los ojos y en el ano.

Síntomas

En la mujer:

  • Secreción vaginal inusual.
  • Sangrado vaginal inusual.
  • Dolor en la parte inferior del abdomen.

La mujer infectada puede no tener síntomas o presentar ligeras molestias al orinar o flujo.

En el hombre:

  • Dolor al orinar.
  • Secreción uretral purulenta.

En el varón transcurren dos a tres días después del contacto sexual antes de que se presenten los síntomas (dolor al orinar, pues sale por la uretra). La gonorrea y la infección por clamidia pueden ocasionar esterilidad cuando no se aplica el tratamiento.

Se diferencia de la sífilis porque las infecciones no son letales, pero pueden ser muy dolorosas y causar la esterilidad.

Sífilis.

Es una infección de transmisión sexual ocasionada por la bacteria Treponema pallidum. Se transmite cuando se entra en contacto con las heridas abiertas de una persona infectada. Esta enfermedad tiene varias etapas: la primaria, secundaria, la latente y la terciaria (tardía). En la etapa secundaria es posible contagiarse al tener contacto con la piel de alguien que tiene una erupción cutánea en la piel causada por la sífilis.

Síntomas.

Si no es tratada a tiempo la enfermedad atraviesa cuatro etapas:

  • Etapa primaria: el primer síntoma es una llaga en la parte del cuerpo que entró en contacto con la bacteria. Estos síntomas son difíciles de detectar porque por lo general no causan dolor, y en ocasiones ocurren en el interior del cuerpo. Una persona que no ha sido tratada puede infectar a otras durante esta etapa.
  • Etapa secundaria: surge alrededor de tres a seis semanas después de que aparece la llaga. Aparecerá una erupción en todo el cuerpo, en las palmas de las manos, en las plantas de los pies o en alguna otra zona. Otros síntomas posibles son: fiebre leve, inflamación de los ganglios linfáticos y pérdida del cabello.
  • Etapa latente: si no es diagnosticada ni tratada durante mucho tiempo, la sífilis entra en una etapa latente, en la que no hay síntomas notables y la persona infectada no puede contagiar a otras. Sin embargo, una tercera parte de las personas que están en esta etapa empeoran y pasan a la etapa terciaria de la sífilis.
  • Etapa terciaria (tardía): esta etapa puede causar serios problemas como, por ejemplo, trastornos mentales, ceguera, anomalías cardíacas y trastornos neurológicos. En esta etapa, la persona infectada ya no puede transmitir la bacteria a otras personas, pero continúa en un periodo indefinido de deterioro.

Papiloma humano.

Es una enfermedad infecciosa causada por el VPH (virus del papiloma humano). Se transmite principalmente por vía sexual, aunque puede contagiarse también en piscinas, baños y saunas. Se presenta en la piel de las zonas genitales en forma de verrugas. Las lesiones son apreciables a simple vista o se pueden diagnosticar por observación de tejidos con un microscopio.

Síntomas.

Algunos de los síntomas más importantes que sugieren la presencia de virus del papiloma humano son irritaciones constantes en la entrada de la vagina con ardor y sensación de quemadura durante las relaciones sexuales (se denomina vulvodinia), pequeñas verrugas en el área ano-genital: cérvix, vagina, vulva y uretra (en mujeres) y pene, uretra y escroto (en varones). Pueden variar en apariencia (verrugas planas no visibles o acuminadas sí visibles), en número y en tamaño, por lo que se necesita un especialista para su diagnóstico. Aparecen alteraciones en el Papanicolaou, lo que refleja que en el cuello del útero hay lesiones escamosas intraepiteliales (zonas infectadas por VPH que pueden provocar cáncer).

VIH.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es responsable del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) y ataca a los linfocitos T-4, que forman parte fundamental del sistema inmunitario del ser humano. Como consecuencia, disminuye la capacidad de respuesta del organismo para hacer frente a infecciones oportunistas originadas por virus, bacterias, protozoos, hongos y otros tipos de infecciones.

La causa más frecuente de muerte entre las personas que contraen el VIH es la neumonía por Pneumocystis jiroveci, aunque también es elevada la incidencia de ciertos tipos de cáncer como los linfomas de células B (linfoma no Hodgkin) y el sarcoma de Kaposi. También son comunes las complicaciones neurológicas, la pérdida de peso y el deterioro físico del paciente. La mortalidad disminuyó mucho con el invento de los medicamentos antirretrovirales.

El VIH se puede transmitir por vía sexual (vaginal o anal) mediante el intercambio de fluidos vaginales, rectales o semen, así como mediante el contacto con el líquido preeyaculatorio durante las prácticas sexuales o por transfusiones de sangre. Una madre infectada con VIH también puede infectar al niño durante el embarazo mediante la placenta o durante el parto y la lactancia, aunque existen tratamientos para evitarlo. Tras la infección, pueden pasar hasta 10 años para que se diagnostique el sida, que es cuando el sistema inmunitario está gravemente dañado y no es capaz de responder efectivamente a las infecciones oportunistas.

Es muy importante destacar que una persona infectada por el VIH puede o no desarrollar el sida. Muchos pacientes que han sido diagnosticados seropositivos frente al VIH pasan largos periodos de tiempo sin desarrollar inmunodeficiencia y es una condición que se puede sobrellevar. La condición de sida no es permanente.

Existen medicamentos para prevenir el VIH en caso de que se produzca una exposición al mismo:

  • PREP (profilaxis previa a la exposición): indicado para personas que no tienen VIH, pero poseen un alto riesgo de contraerlo, se toma a diario y reduce el riesgo de contraerlo, se encuentra indicado para parejas en la que uno de ellos o ambos es VIH positivo, individuos que posean múltiples parejas, una pareja con múltiples parejas o una pareja con un estatus de VIH desconocido, o individuos que comparten agujas para inyectarse drogas.
  • PEP (profilaxis post-exposición): indicado para individuos que creen que han estado expuestos al VIH, se encuentra indicado solo para situaciones de emergencia y debe tomarse dentro de las 72 horas posteriores a la posible exposición al VIH.
Síntomas.

Los síntomas del sida en los adolescentes pueden ser los mismos que en los niños y también pueden parecerse más a los síntomas que se presentan a menudo en los adultos con el síndrome. Algunos adolescentes y adultos pueden desarrollar una enfermedad con un aumento en la segregación de espermatozoides, además de otra parecida a la gripe en el plazo de un mes o dos después de la exposición al VIH, aunque muchas personas no desarrollan ningún síntoma al infectarse. Además, los síntomas usualmente desaparecen en el plazo de una semana a un mes, y se confunden a menudo con los síntomas de otra infección viral. Los síntomas pueden incluir:

  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • malestar general
  • depresión
  • infertilidad
  • vómito
  • diarrea
Vías de transmisión.

Las tres principales vías de transmisión del VIH son:

  • Sexual (acto sexual sin protección). La transmisión se produce por el contacto de secreciones infectadas con la mucosa genital, rectal u oral de la otra persona.
  • Parenteral (por sangre). Es una forma de transmisión a través de jeringuillas infectadas que se da por la utilización de drogas intravenosas o a través de los servicios sanitarios, como ha ocurrido a veces en países pobres; también en personas con hemofilia que han recibido una transfusión de sangre infectada o productos infectados derivados de la sangre; en menor grado, trabajadores de salud que estén expuestos a la infección en un accidente de trabajo, como puede ocurrir si una herida entra en contacto con sangre infectada; también debido a la realización de piercings, tatuajes y escarificaciones, si se hace sin las debidas condiciones de higiene.
  • Vertical (de madre a hijo). La transmisión puede ocurrir durante las últimas semanas del embarazo, durante el parto o al amamantar al bebé. De las tres, el parto es la más problemática. Actualmente en países desarrollados la transmisión vertical del VIH está totalmente controlada (siempre que la madre sepa que es portadora del virus), ya que desde el inicio del embarazo (y en ciertos casos con anterioridad incluso) se le da a la embarazada una Terapia Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA), especialmente indicada para estas situaciones; el parto se realiza por cesárea generalmente, se suprime la producción de leche (y con ello la lactancia), e incluso se da tratamiento antiviral al recién nacido.

Clamidia.

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Suele afectar más a mujeres que a hombres.

En mujeres.

La clamidia suele atacar las trompas de Falopio y es mayormente asintomática, de manera que puede pasar fácilmente desapercibida. Muchas veces se confunde esta enfermedad con una cistitis o infección de orina por los síntomas que una mujer puede presentar como la sensación de ardor al orinar. Normalmente cuando se detecta la clamidia es fácil de curar. El tratamiento se basa principalmente en antibióticos. No obstante, al ser una enfermedad muy silente en múltiples ocasiones no se detecta y no se trata. En estos casos, puede llegar a afectar a la fertilidad femenina, haciendo mucho más complicado quedarse embarazada. Aunque también es cierto que muchas veces, incluso con tratamiento, puede no eliminarse la enfermedad al completo.

Lista de ITS.

Primeras infecciones de transmision sexual (ITS) reconocidas.

  • clamidiasis y linfogranuloma venéreo (infección por Chlamydia trachomatis)
  • gonorrea
  • sífilis
  • clamidia

Infeccion de transmision sexual (ITS) reconocidas recientemente.

  • candidiasis o aftas (infección por Candida albicans)
  • Mycoplasma genitalium (uretritis no gonocóccica)
  • retrovirus como el VIH, el HTLV o el XMRV
  • ureaplasma
  • condiloma acuminata (verrugas genitales), causada por el virus del papiloma humano

Infecciones transmitidas principalmente por vía sexual.

  • chancroide
  • donovanosis o granuloma inguinal
  • ftiriasis (ladillas)
  • herpesvirus (ocho tipos conocidos)
  • infección gonocóccica del tracto genitourinario
  • sífilis congénita, sífilis temprana y sífilis tardía
  • tricomoniasis

Infecciones ocasionalmente transmitidas por vía sexual.

Muchas infecciones de transmisión no sexual también pueden transmitirse por vía sexual, considerando el nivel de intimidad de la pareja:

  • campilobacteriosis
  • citomegalovirus
  • criptosporidiosis
  • Gardnerella vaginalis (también Haemophilus)
  • giardiasis
  • hepatitis B
  • infección por hongos
  • listeriosis
  • meningococemia
  • micoplasmas genitales
  • molusco contagioso
  • virus del papiloma humano (VPH)
  • salmonelosis
  • micobacteriosis
  • sarna
  • vaginitis
  • vaginosis bacteriana
  • hepatitis C

*Información wikipedia.