LA SEXUALIDAD 1

Es importante aportar información clara o concisa sobre este interesante tema, para ayudar a comprender el cuerpo y satisfacer las necesidades que todo ser humano necesita y busca.

  • LA ESTIMULACION SEXUAL.

Son múltiples las formas de estimular sexualmente a la pareja, en los animales inferiores la estimulación sirve para preparar y facilitar la cópula, y en el hombre existen mayores caricias con objeto de lograr cotas de excitación se inicie lentamente, mediante la vista al desnudo, el tacto, el gusto, el oído y el olfato sin ningún tipo de pudor, ya que cada uno de los sentidos desempañan una función y tienen un sentido distinto, por lo que es importantes en los preliminares del juego erótico: vestimenta, perfume utilizado, movimientos corporales, olor corporal.

    El gusto y el tacto tal vez sean los sentidos más importantes en la estimulación sexual por la intensidad de su empleo; ya que las caricias, tanto en la mujer como en el hombre, sobre el cuerpo es un importante recurso para comenzar la estimulación; el contacto físico suele comenzar en las manos, caricias, entrelazando los dedos, sintiendo la textura y el calor de la piel de la pareja, lentamente se aproximan los cuerpos y las bocas se unen en un beso, siendo a partir de este momento, cuando comienza el juego erótico hacia altas cotas de intensidad: estimulación de los senos, las zonas erógenas…

  •  Zonas erógenas.
  1. Se denomina en sexología zonas erógenas a aquellas partes del cuerpo más sensibles, en mayor o menor grado, a los estímulos sexuales, bien sean acariciadas con la mano o con la boca, son susceptibles de provocar emociones voluptuosas, e incluso el orgasmo. El abdomen, hombros, espalda, cintura, cuello, ingles (con la palma de la mano se presionará toda la zona genital, alternando el ritmo), axilas, párpados y los pies son zonas especialmente sensibles a la estimulación bucal o manual (un juego excitante consiste en verter miel sobre ellos de modo que haga cosquillas entre los dedos, posteriormente se lamerán, moviendo la lengua para arriba, para abajo y de costado), aunque debemos destacar en primer lugar por proporcionar un mayor nivel de excitación: la boca, lóbulo inferior de las orejas, senos (no se debe ir directamente a los pezones, se prestará atención a los costados de los senos y entre ellos, realizando suaves caricias en movimientos circulares), Monte de Venus, ano, perineo (zona situada entre el ano y los genitales) y los órganos genitales externos.

 El conocimiento de las distintas zonas erógenas del hombre y de la mujer es básico para alcanzar una plena satisfacción sexual.

  1. La boca tiene en los labios y en la lengua una de las zonas erógenas de mayor importancia, ya que tiene una sensibilidad táctil muy elevada, el presionar los labios contra el cuerpo de la pareja expresa apasionamiento, conforme aumenta las expresiones bucales son más elevadas, más ricas que el simple contacto, comienza las succiones leves mordiscos, se aconseja ir besando lenta y alternadamente el labio superior al inferior, humedeciendo toda la zona; la introducción de la lengua en la boca de la pareja (soul kiss), para excitar su sensibilidad con suaves y rítmicos movimientos de vaivén laterales o en profundidad, un juego placentero y estimulante es el de rozar suavemente la punta de la lengua con la punta de la lengua de la pareja; el beso incluso puede ayudar a explorar otras zonas, como el lóbulo de la oreja, nuca, pechos, yema de los dedos… siendo los pezones y las aureolas de los senos las zonas erógenas más privilegiadas, ya que la erección del pezón constituye un magnífico índice del grado de excitación de la mujer, siendo a la vez un estimulante visual y táctil para el hombre.
  2. En la espalda se encuentran una gran concentración de terminaciones nerviosas, por lo que si suavemente se roza con las uñas a lo largo de la espalda de la pareja, con movimientos delicados, puede resultar agradable, la zona superior de los glúteos también es una de las zonas más sensibles, por lo que mordisquear esta zona suavemente, o realizando masajes, llegará a provocar gran excitación a la pareja.
  1. Siendo los órganos claves de zonas erógenas: clítoris en la mujer y pene en el varón.
  2. En algunas culturas se ha practicado la clitoridectomía (extirpación del clítoris) para impedir el organismo, costumbre que aún existe en nuestros días, e incluso coser los labios genitales para impedir la estimulación del clítoris. Se le conoce como pene femenino, debido a su disposición en el cuerpo humano similar al del hombre, está muy inervado, es muy sensible y entra igualmente en erección; debiéndose tener en cuenta que su manipulación y estimulación manual o bucal (cunnilingus), exige una gran delicadeza, e incluso en ocasiones puede ser irritante, doloroso y molesto. Se puede originar una gran estimulación, si se realizan caricias en movimientos circulares y lentos, imaginando un reloj: se estimulará gradualmente a ambos lados del clítoris con la lengua, comenzando a las 4 -donde hay nódulos nerviosos muy sensibles-, después de las 6 a las 12. La persona no debe apresurarse a penetrar con los dedos, a no ser que la vagina se encuentra suficientemente húmeda, en cuyo caso, introducirá el dedo con la palma de la mano hacia arriba, moviéndolo lentamente (como si estuviera llamando a alguien con el dedo para que se acerque), acariciando la parte interna de la vagina, conocida esta zona como punto G o punto Grafenberg.
  3. En el hombre el pene es la zona erógena por excelencia, pudiéndose realizar estimulación manual o bucal (fellatio), y evidentemente con la penetración mediante los movimientos rítmicos que hacen que roce con las paredes interiores. Las caricias sobre esta parte del cuerpo del hombre tienen un efecto directo sobre la erección, el grado y la intensidad del placer.

2.1. El orgasmo.

La irritación y los espasmos que se producen en la cima del acto sexual son únicos, no hay ningún otro proceso corporal que produzca sensaciones tan intensas de excitación y desahogo emocional; en él participan los genitales el sistema muscular y el nervioso. Existe la idea que hay diferentes clases de orgasmo: clitorídeo, vaginal y peneano, aunque no es así.

 El clítoris, aunque de pequeño tamaño, posee infinidad de terminaciones nerviosas lo que le hace sensible, unas caricias lentas y en la zona correcta, hará que la mujer alcance el orgasmo.

Según Freud, existe dos tipos de orgasmos femeninos, al disponer de dos centros erógenos independientes: Durante la infancia la excitación fluiría del clítoris, y en la edad adulta se focalizaría en la vagina, en el caso que la mujer alcanzará orgasmos con la manipulación del clítoris, indicaría que tiene una inmadurez, por el contrario, la mujer es capaz de gozar de orgasmos vaginales sería una mujer totalmente madura. Las sensaciones placenteras que acompañan al orgasmo son igual de intensas en la mujer que en el hombre; durante el orgasmo, la plataforma orgásmica (tramo exterior del conducto vaginal) se contrae rítmicamente entre tres y quince veces (un gran número de contracciones fuertes produce un orgasmo más intenso que pocas y débiles); el fondo de la vagina se ensancha y alarga, al elevarse y separarse esta, el útero se levanta al mismo tiempo que se contrae rítmicamente. El líquido que brota durante el orgasmo en la mujer, es lubricante que se expulsa al contraerse violentamente los músculos vaginales.

El hombre consigue su estimulación sexual a través de la fricción vigorosa del pene; mientras que las mujeres son sensibles a las caricias clitóricas y de la vagina, siendo un número minoritario las mujeres que exclusivamente sienten placer con la estimulación de la vagina; por lo que según esa teoría todas las mujeres serían maduras e inmaduras a la vez.

El clítoris, aunque de pequeño tamaño, posee infinidad de terminaciones nerviosas lo que le hace sensible, unas caricias lentas y en la zona correcta, hará que la mujer alcance el orgasmo. La principal diferencia entre el orgasmo de la mujer y el del hombre consiste en que el hombre segrega y eyacula esperma y la mujer; no. La segregación y eyaculación tiene lugar en dos etapas:

  • Segregación: Los músculos lisos se contraen con ondulaciones que pasan por los testículos, epidídimo y vasos deferentes, afectando también a las vesículas seminales; se acumula el líquido seminal y el esperma en los conductos eyaculatorios de la glándula prostática. Los músculos compresores se relajan permitiendo así que el semen pase a la uretra. Cuando el hombre comienza la fase de segregación siente que la eyaculación es casi inminente y que no puede hacer nada para detenerla.
  • Eyaculación: El bombeo de la próstata y las contracciones de los músculos de la uretra hacen que el semen brote en oleadas, del pene, siendo expulsado casi todo el semen con las primeras cinco o seis contracciones.

A partir de los 35 años, a los hombres les apetece experimentar menos orgasmos, mientras que las mujeres tienen a excitarse más deprisa, siendo en la mayoría de las veces quienes inician el acto sexual, aunque en ambos sexos el apetito sexual se debilita con la edad.

3.1. Sexo Oral.

La importancia de tener sexo oral es una práctica sexual en la que se estimula los órganos genitales masculinos y femeninos con la boca, los labios y la lengua con la afinidad de dar placer en la pareja. 

La mayoría de las veces que se habla del sexo oral, todo el mundo comenta que es algo bueno, que ha todos nos gusta. Pero realmente hay muchas personas las cuales han sufrido traumas por vivencias vividas, que no disfrutan de tener sexo oral, porque no se sienten cómodos. Deberíamos de hablar más de eso, de como nos sentimos cuando hacemos sexo oral. 

Comprenden dos variedades: el cunnilingus (del latín cunnus, vulva y lingere, lamer) que consiste en la estimulación con la lengua de la vulva y del clítoris. Y el fellatio (del latín fellare, chupar) o estimular el pene masculino mediante los labios, lengua y en general la boca. Se puede realizar simultáneamente la pareja (postura denominada popularmente como 69) pudiendo causar el orgasmo en ambos miembros de la pareja.

Es importante mantener la zona genital limpia, al igual que el resto del cuerpo, a pesar de tener unos genitales limpios las secreciones genitales, el olor y el sabor es peculiar de esta zona, al igual que puede ser la saliva; por lo que no debe ser motivo de repulsa, incluso puede ser un estímulo para la pareja.

Los riesgos del sexo oral.

Gonorrea.

La gonorrea oral puede provocar dolor de garganta, problemas al tragar.

 Sífilis.

Es una enfermedad de transmisión sexual que se contagia por una bacteria a través del sexo vaginal, anal u oral. Los síntomas de esta patología que si no llega a curarse bien puede llegar a provocar lesiones graves.

Clamidia.

Esta enfermedad se transmite a través de un parásito genital y sus síntomas son similares a los de un resfriado común. Esta patología puede tratarse con una terapia farmacológica basada en antibióticos.

Recomendaciones.

Dadas las características contagiosas que tiene el semen, los especialistas aconsejan no ingerirlo, practicar el sexo oral usando preservativos y vigilar posibles heridas en la bosa y en el área de los genitales.

  1. Fantasías en las relaciones sexuales.

La mayoría de personas afirma que durante su actividad sexual recurren a las fantasías, así como durante la masturbación, incluso cuando sueñan despiertos.

Por este motivo la OMS reconoce las fantasías como unas de las tantas manifestaciones de la sexualidad humana.

De esta manera, las fantasías sexuales resultan de importancia para la promoción de la salud sexual, en el sentido propuesto por Lottes, quien define la salud sexual, como la capacidad de una persona para disfrutar y expresar su sexualidad.

La fantasía sexual o erótica se trata de un patrón deliberado de ideas (una recreación o representación mental). Lo que se pretende conseguir con las fantasías sexuales es crear o mejorar los sentimientos sexuales. Dichas fantasías se basan en imágenes mentales que un individuo considera eróticas.

Son imágenes que guardan relación con la erótica de los sentidos, con lo prohibido. Al sentirlas como algo prohibido sería algo que no confesaríamos la mayoría de las veces y tienen un componente altamente excitante.

Las fantasías juegan un papel importante dentro de la erótica de la pareja por lo que harán que durante la relación sexual se logre un mayor grado de excitación.

Hoy en día, existen una serie de mitos acerca de la fantasía sexual. Estos mitos surgen sobre todo en el sector femenino.

Hay que entender que no por el hecho de que nos surjan fantasías sexuales esto sea significad de insatisfacción con nuestra sexualidad. No se trata de una causa-consecuencia. De hecho, las fantasías sexuales son un aspecto que se trabaja dentro de la terapia sexual para promover la salud sexual, sobre todo en aquellos casos en los que existe un bajo deseo sexual.

Estos pensamientos sexuales son resultado de deseos internos, pero también es habitual tener fantasías que no deseamos que se lleven a cabo. Que existan estas fantasías en nuestra imaginación, puede ser significado que en el caso de llevarse a cabo podrían perder el efecto estimulante que tenían. En la vida real la fantasía sexual podría ser algo muy difícil de concretar o incluso de llevar a cabo, es más, muchas personas podrían pensar que sus fantasías sin inaceptables según su criterio, en caso de llevarlas a cabo en la vida real.

 Con las fantasías se busca recrear con la imaginación los momentos de la vida que han sido el origen de una conmoción sexual.

  1. Algunas de las posturas más frecuentes. 

Son múltiples las posturas que se pueden llevar a cabo; se deberá elegir aquellas que satisfagan a la pareja, debiendo hablar de lo que gusta, cuándo, dónde y cómo, sin olvidar que la imaginación desempeña un importante papel. Algunas como la postura del misionero -por ser la que los misioneros proponían a los indígenas- cuenta con la ventaja que la inserción del pene es fácil y adecuada para generar embarazo, además de poderse mirar y besar, contemplarse mutuamente; pero el inconveniente es en caso que el hombre sea corpulento o poco atleta y al no apoyarse sobre sus brazos, deja caer todo el peso del cuerpo sobre el de la mujer, inmovilizándola y presionándola lo que puede dificultar la respiración; siendo también desaconsejada en caso de embarazo.

Coito en posición de cuchara: Tendidos uno junto a otro de lado, el hombre abraza y penetra a la mujer por detrás, es una postura cálida y tierna, permitiendo al hombre acariciar el pecho y los genitales de la mujer, además del jugar con el cruce de piernas que permite la introducción del pene más profundamente.

El hombre abajo la mujer encima: Es una de las posturas en las que la mujer se siente más cómoda con mayor libertad de movimientos y de acción; el hombre puede estimular el clítoris de la mujer aún en plenos movimientos pélvicos, es la postura idónea para resolver las dificultades orgásmicas de la mujer.

Penetración por detrás: La mujer colocada a cuatro patas o tumbada boca abajo, el hombre se sitúa a su espalda, la penetra vaginalmente, esta postura tiene la ventaja de que el hombre puede acariciar casi todo el cuerpo de la mujer sin abandonar los movimientos coitales, el roce rítmico de la pelvis del hombre contra las nalgas femeninas puede ser muy excitante, siendo la postura más recomendable durante el embarazo.

  1.  Fisiología y anatomía femenina
  • Órganos genitales.

El aparato reproductor se prepara periódicamente para la fertilización y el embarazo; en dicha preparación colaboran los diferentes órganos del cuerpo femenino que detallaremos seguidamente:

  • Vulva.
  • Labios mayores.
  • Labios menores.
  • Clítoris.
  • Meato urinario.
  • Glándulas vestibulares.
  • Vello pubiano.
  • Himen.
  • Vagina.
  • Útero.
  • Las trompas.
  • Los ovarios.

 El aparato reproductor se prepara periódicamente para la fertilización y el embarazo; en dicha preparación colaboran los diferentes órganos del cuerpo femenino.

  • Vulva.

Es el conjunto de las formaciones anatómicas de los genitales externos femeninos.

Situada entre la cara interna de los muslos, la vulva es la parte externa y visible del sexo femenino, la zona más sensible al tacto y la más erógena, limitada por delante por el pubis o Monte de Venus, y por detrás por el perineo.

Las diferencias de longitud de los labios de la vulva, el tamaño y la estrechez de la abertura de la misma, no tienen demasiada importancia en la práctica sexual; por el contrario es importante la posición de la vulva respecto a la del hueso púbico masculino.

La vulva es el conjunto de las formaciones anatómicas de los genitales externos femeninos.

  • Labios mayores.

Son los dos pliegues situados a cada lado de la entrada de la vagina de aproximadamente 7 a 8 cm desde el pubis hasta cerca del ano; recubiertos de piel más pigmentada y provistos de grasa, de glándulas sudoríparas, sebáceas y vello; lo que es factible encontrarnos casos de quistes sebáceos producidos por la obstrucción de un poro o bien un forúnculo originado por la infección de un folículo piloso.

Su función es la de proteger contra las agresiones microbianas y contribuyen a mantener su humedad.

Los labios mayores son los dos pliegues situados a cada lado de la entrada de la vagina de aproximadamente 7 a 8 cm desde el pubis hasta cerca del ano.

  • Labios menores.

Situados en la parte interna de los labios mayores, son dos pliegues alargados que por delante encierran el clítoris y por detrás forman un rodete que se fusiona con la parte interna de los labios mayores; desprovistos de vello y no poseen ni tejido graso, ni glándulas sudoríparas, pero si son abundantes los vasos sanguíneos y el tejido elástico que les permite discernirse para dejar paso a un bebé. Son muy sensibles al tacto, ya que están provistos de fibras nerviosas cuya función es importante en la excitación sexual; momento en el que cambia su color y de aspecto: se sonrosan más y se hinchan. Miden habitualmente 3 cm, la extremidad anterior del labio menor de cada lado se une con la del lado opuesto después de haberse desdoblado en dos finas hojas que rodean el clítoris dando lugar al prepucio y al frenillo del mismo clítoris, y en la parte posterior se adelgazan y desaparecen, en ocasiones pueden extenderse hasta la comisura posterior, e incluso unirse entre sí para formar la llamada horquilla.

Los labios menores son dos pliegues alargados que por delante encierran el clítoris y por detrás forman un rodete que se fusiona con la parte interna de los labios mayores.

  • Clítoris.

Se podría definir como un pene en miniatura, ya que es capaz de ponerse en erección, se encuentra casi oculto por los labios menores, viéndose en forma de pequeño botón rosáceo; pudiéndose comparar por su origen y constitución, a los cuerpos cavernosos y al glande del pene, siendo mucho más pequeño que los correspondientes órganos masculinos. Está formada por infinidad de terminaciones nerviosas, lo que lo hace el órgano esencial del placer femenino. Al igual que sucede con el pene, los cuerpos cavernosos que lo forman están recubiertos por una fuerte hoja fibrosa llamada albugínea.

1.6 Glándulas vestibulares.

Diseminadas a lo largo de la superficie de los labios mayores, su función es la de lubrificar la vagina durante el acto sexual; son las glándulas de Skene, situadas cerca del meato urinario; y las glándulas de Bartolino (tiene estructuras tubualveolar con numerosos lóbulos, separados por un conjunto denso en elementos musculares, segregan un líquido denso, viscoso, transparente que es emitido durante la crisis secretora que acompaña al orgasmo); en el espesor de los labios mayores (en ocasiones se inflaman produciendo una bartolinitis).

1.7 Himen.

Es una membrana fina y elástica que cierra en parte la entrada de la vagina; teniendo una elasticidad y espesor diferente, dependiendo de cada mujer; cuando está intacto al mantener las primeras relaciones sexuales, se produce cierto dolor en el momento de la penetración; lo que provoca una discreta pérdida de sangre que se interrumpirá al cabo de varios minutos; en ciertas ocasiones puede ocurrir que debido a la elasticidad permite la penetración sin causar dolor ni siquiera rotura del mismo.

Su función es la de impedir las infecciones –función de barrera– en el cuerpo de la niña.

Durante siglos el mantener el himen íntegro era símbolo de pureza, tenía un valor simbólico, aunque muchas mujeres han tenido que pagar un alto precio por ello; actualmente no se considera un valor ni una garantía de pureza excepto en la raza gitana y en los países musulmanes en los que el mito de mantener el himen íntegro en el momento de contraer matrimonio, es de vital importancia; ya que ello es garantía que la joven no ha mantenido relaciones sexuales con ningún otro hombre.

El himen: membrana fina y elástica que cierra parcialmente la entrada de la vagina.

1.8 Vagina.

Es el canal elástico; cerrado parcialmente por el himen, de aproximadamente 8-12 cm de largo; las paredes de las mismas son de color rosáceo, ligeras y elásticas, permaneciendo constantemente húmedas; lo que le permite ensancharse durante el coito para dejar paso al pene (el cual suele medir alrededor de 5 cm de diámetro), llegándose a alargar varios centímetros; durante el parto, la vagina puede llegar a dilatarse hasta 12 cm para dejar paso al bebé. En estado de reposo las paredes anterior y posterior de la vagina se juntan entre sí en la parte del cuerpo, delimitando una hendidura que, en sección transversal, presenta la forma de H. Al fondo encontramos una protuberancia redondeada de consistencia firme denominada cuello del útero; en el fondo o fórnix aparece el orificio vaginal dotado de un característico pliegue transversal de la mucosa denominado himen; el cual se presenta en las mujeres vírgenes como un repliegue fino de forma semilunar, más desarrollado en su parte posterior, para gradualmente ir adelgazando por los lados, permitiendo la salida de las secreciones uterinas y de la sangre menstrual, pero demasiado pequeño (0,5-2 cm) para mantener relaciones sexuales; siendo después de estas cuando se produce un pequeño desgarro por el cual el margen libre del himen pierde su regularidad.

 La pelvis de la mujer contiene una serie de órganos complejos que forman parte del sistema reproductor.

El interior permanece húmedo debido a la descamación de las células de la mucosa que produce una crema untuosa y blanquecina, por la secreción que se desprende del cuello en forma de líquido transparente, y por las glándulas de Skene y de Bartolino; durante el acto sexual. Esto se debe al sistema hormonal, particularmente a los estrógenos cuya secreción se detiene con el comienzo de la menopausia, momento en el que las paredes comienzan a desecarse progresivamente.

Se encuentra protegida mediante la flora microbiana, los bacilos de Döderlein liberan ácido láctico que mantiene un clima de acidez permanente; lo que permite la protección contra la mayoría de los microbios que pueden originar una infección.

En la pared anterior de la vagina, podemos encontrar el punto G, descrito por vez primera por el Dr. Gräfenberg; zona de aproximadamente 1 cm de diámetro, cuyo estímulo desencadena intensos orgasmos.

1.9 Útero.

Es un órgano muscular hueco, cuya función es la de albergar el huevo fecundado durante su desarrollo; tiene forma de pera con la cabeza hacia abajo de aproximadamente 7 cm de alto y 5 cm de ancho; las paredes son de tejido muscular elástico que le permite adaptarse al feto durante el embarazo, pudiendo llegar a alcanzar 32 cm de alto y 20 cm de ancho. La capacidad que tiene en estado normal es de aproximadamente el contenido de una cuchara, para llegar a albergar a un bebé de varios kg, la placenta de 500 g y 1-2 litros de líquido amniótico. Se encuentra situado entre la vejiga por delante y el recto por detrás, sujeto a cada uno por medio de unos ligamentos que le impiden descender a la vagina, manteniéndole móvil ya que deberá adaptarse a las modificaciones que sufran los órganos adyacentes.

Se encuentra formado por dos partes: cuello y cuerpo.

El útero se encuentra formado por dos partes: cuello y cuerpo.

Cuello o cérvix uterino.

Comunica con la vagina y el exterior; al fondo se encuentra un montículo de consistencia firme y elástica de 3-4 cm de diámetro con una depresión central; denominada orificio cervical, siendo el conducto por el que fluye la sangre de la regla procedente de la mucosa uterina, y la vía de paso de los espermatozoides en su camino de llegar a las trompas, el cual tiene capacidad de dilatarse progresivamente en el periodo de dilatación del parto, para dejar paso al bebé.

Cuerpo.

Normalmente lo encontramos inclinado hacia delante reposando sobre la vejiga, lo que se conoce como anteversión; aunque en otras ocasiones se encuentra hacia atrás, hacia el recto; entonces se dice que está en retroversión. Formado por una cavidad triangular, recubierta por una mucosa rica en vasos sanguíneos y en glándulas, denominada endometrio. Durante el ciclo menstrual, se engruesa para acoger al huevo fecundado, en ausencia de fecundación se desprenderá tras la caída hormonal que circulan en la sangre y sangrará: lo que se denomina menstruación o regla (compuesto de sangre y residuos de mucosa).

  • Las trompas.

Las trompas de Falopio también llamadas trompas uterinas o salpinx, son dos conductos filiformes de aproximadamente 12 cm de largo con un calibre inferior a 1 mm; parten de cada lado del fondo del útero para unirse al ovario correspondiente; formada por fibras musculares. En cada una de las trompas se distinguen distintas partes:

  • Pabellón o infundíbulo que es una formación en forma de embudo de base exterior.
  • Ampolla tubárica que constituye la parte larga y amplia de la trompa, situada en la pared lateral de la pequeña pelvis, formando un asa en torno al polo superior del ovario desciende a lo largo de su margen anterior.
  • El istmo, que es la parte más fina y corta, que aparece como un cordón duro y uniforme que alcanza el ángulo súpero-lateral del útero.
  • Uterina o intersticial; parte última de la trompa.

Su función es reproductora, ya que en ellas se realiza la fecundación y el transporte del huevo hasta el útero, donde anidará; esta capta al óvulo eyectado por el folículo maduro, y lo encamina hacia su tercio externo. En el caso que se encontrase taponado; en la actualidad es posible la fecundación mediante la técnica de fecundación in vitro.

La función de las trompas de Falopio es reproductora, ya que en ellas se realiza la fecundación y el transporte del huevo hasta el útero, donde anidará.

  • Los ovarios. 

Son dos glándulas situadas en la pelvis menor; a ambos lados del útero unidos al útero y a las trompas mediante ligamentos, su tamaño es aproximadamente de 3 cm pesando alrededor de 15-20 g; su color blanco contrasta con el rosáceo del resto de los órganos circundantes; son extremadamente móviles, el tamaño es como una almendra al nacimiento aumentando hasta alcanzar en la pubertad el tamaño de una ciruela. Su magnitud presenta distintas variaciones dentro de la misma persona: se modifica en relación con las diferentes fases de la vida sexual.

Tiene una doble función: el de producir todos los meses un óvulo y segregar las hormonas femeninas; al nacer el ovario de la niña contiene aproximadamente entre 400.000 a 500.000 óvulos; la mayoría de los cuales degenerarán, y en la pubertad quedarán alrededor de 30.000. En la edad adulta, cada 28 días aproximadamente, un folículo crece y estalla para liberar un óvulo 14 días más tarde.

Por otro lado el ovario segrega estrógenos y progesterona que dan a la mujer su aspecto femenino; manteniendo los órganos genitales, asegurando la existencia de los ciclos y la correcta evolución del embarazo.

El ovario es a la mujer como el testículo es al hombre, con la diferencia que los testículos producen las hormonas masculinas desde la pubertad hasta la muerte, en cambio la vida activa de los ovarios es limitada, comenzando en la pubertad para terminar en la menopausia.

Los ovarios son los encargados de producir las hormonas femeninas a la vez que producen un óvulo todos los meses.